31.12.13

Reminder...

Caminaba por aquella calle en la que solo pasan personas con prisa de un lugar a otro, y algo le resultó familiar. Un olor. Se quedó quieto como tratando de adivinar a qué le recordaba ese aroma, pero no necesitó mas de diez segundos para recordarla. 


¡Cuánto tiempo había pasado! ¿Qué sería de ella?
Es inevitable pensar en el pasado. A veces la mente es nuestro peor enemigo, se empeña en recordar lo que habías de haber olvidado y de olvidar lo más necesario.
Lo que él no sabía era que cuando se estableció entre ellos aquel puente que cada vez se hacía más grande hasta separarlos por completo, ella dejó todos y cada uno de los buenos recuerdos en el extremo opuesto, y claro, así lejos estaba la idea de que alguna vez volvieran a ser lo que eran: uno.
Pues en ese punto se encontraba él, acordándose de quien hacía años le dejó. 
Por sus redes sociales podía ver que ella tenía una vida genial, una vida independiente, muchos amigos y encaminada hacia un futuro; exitoso aunque incierto.
Sin embargo… Él se sentía el ser más inferior de la tierra. Su carrera deportiva había fracasado hacía tiempo, aunque imposible era la idea de admitirlo. No buscaba una solución, ni nada para lograr un buen porvenir.
Supongo que no todas las personas nacemos para esforzarnos en triunfar, y lejos está el conseguirlo.
Además perdió lo que más quería, y ahora añoraba todos los momentos pasados a su lado, los momentos más únicos que jamás nadie imaginará. Nunca podrá encontrar a alguien que le aporte tanto como ella, su ilusión, sus ganas, su manera de hacer reír, y por supuesto sus dos cuerpos fundiéndose en perfecta consonancia. Porque así era ella, perfecta.

Continuó caminando, y el olor se esfumó, tal como hizo ella aquella calurosa tarde de verano.

27.12.13

Staring at you

¿Es querer y no poder? Me pregunto mientras nada más que pensamientos se interponen entre nuestras pupilas. 
Estas tan cerca, pero yo te siento tan lejos... El orgullo se ha establecido entre nosotros de una manera tan abismal que dudo entre como actúas y como piensas. 
¡Como me gustaría entenderte! 
¡Jodido Marco! 
Que a mi solo me interesabas tú.
Tú y tus manías, tú y tus cualidades. Eras tan distinto… Que decepción el darme cuenta de que no eres más que uno más. Bajo la apariencia de un chico diferente que escondía a alguien que no busca más que los demás.
No logro encontrar a alguien con quién perderme en una mirada sabiendo que le intereso yo, y no todas y cada una de las chicas, esas que son incapaces de ver lo que yo veo en ti.



Que yo solo me perdí para que alguien pudiera encontrarme

23.12.13

El mejor regalo es valorarlo

Ví el brillo en sus ojos. Fue algo mágico, porque por una vez el motivo de esa emoción era yo.
No era por el regalo, ni por nada material, ni siquiera era porque la Navidad se le había adelantado. Era por un sentimiento muy cercano, intangible, que sólo podíamos apreciar nosotros. 

El vino y el queso estaban de más, y también esa caja de bombones tan bonita. Lo que no estaba de más era el descubrir que aún existían personas en el mundo que valoran los detalles que se hacen desde el corazón.


Comprender que existen personas tan poco materialistas que se despojarían de todos sus bienes con tal de acabar con el hambre del mundo. Esto es un ideal que muchos predican, pero solo unos pocos realizarían tal utopía.
Pues eso, que una vez escuché que lo importante en la vida no es lo que tenemos, sino a quien tenemos, y hoy más que nunca esa frase cobra sentido. Doy gracias a la vida porque ella si que me dio un regalo: el conocerte.



Hoy quiero aprender de ti.

12.12.13

SIN EMBARGO

Llegar cada viernes a la misma hora, salvo imprevisto, y tener la misma maravillosa sensación.

El paisaje que me rodea, montañas donde poder respirar aire limpio. La oscuridad, que solo es contrastada con la tenue luz de las estrellas y la luna. Que me dejan cautivada, pero el frío me arrastra hacia dentro de la vivienda.

Tras cruzar la primera puerta, se puede observar un patio tipo Andaluz con macetas llenas de flores, cada cuál de un color diferente que yacen dormidas hasta que la luz del sol las despierte para darles vida; hay también un pastor alemán esperándome como si fuera la persona más importante para él. Juega conmigo y no quiere que me vaya.

A menudo, cuando atravieso la segunda puerta le oigo aullar, y se me parte el corazón porque sé que soy la única que le presta la atención que requiere.

Cuando por fin entro en el hogar, un calor recorre mi cuerpo, veo la chimenea enchufada y a su lado hay un hombre leyendo un libro que parece más pesado que una tarde de lluvia intensa.

Le doy un beso y tras una breve explicación sobre la hora llegada, alcanzo mi cama.

Una vez allí el cansancio y todo el encanto anterior desaparecen, y mi cabeza no deja de pensar, ¿por qué no estás aquí? Reflexiono mientras suena una preciosa música de fondo. Me pregunto qué estarás haciendo ahora y con quién; y de repente entra Sabina en acción, para cuestionarme si soy para ti la primera, o la única. Porqué eres tan sorprendentemente impredecible que nunca sé lo que estas pensando ni si soy importante para ti.
Sin embargo, una pregunta me acecha ¿Será cierto eso de que Hasta los huesos solo calan los besos que no te he dado

Mi mente comienza a relajarse mientras pienso que tal vez si, y abrazo el cojín con fuerza. Al menos una cosa tengo clara, hoy dormiré sin ti pero soñaré contigo.

No es la última canción de mi lista, sin embargo, al cerrar los ojos la melodía hace que me concentre en una sola cosa, la imagen de tu sonrisa, que me invade como si estuvieses a mi lado y caigo rendida, esperando que mañana algo cambie y despierte contigo.

11/12/13


4.12.13

Las soluciones hay que buscarlas

La situación en la que actualmente nos encontramos es bastante dura. Todos lo sabemos, y frente a tal coyuntura tenemos diversas opciones. Quedarnos de brazos cruzados o luchar por sobrevivir, por hacernos un hueco en este mundo.
Sabemos también que cualquier economista ha de estar continuamente reinventándose, con tal de no quedarse en la estacada, pues esto es muy fácil en un mundo en que muchas personas mediocres y sin aspiraciones estudian carreras relacionadas con las ramas sociales y económicas.
A mis diecinueve años, tengo muy claro que no me voy a quedar de brazos cruzados, sino que voy a meterme de pleno en una batalla, donde sacaré los fusiles y los tanques si es necesario, pero no voy a conformarme con lo mínimo para subsistir. Llámame ambiciosa si quieres, pero es la educación que he recibido, los valores que me han sido inculcados.
    Así qué hablemos de ellos, de las personas que me han enseñado todo esto. La verdad es que yo les veo luchando, pero no se hasta qué punto tienen motivación para enfrentarse a todos los problemas que puede tener una empresa como la nuestra en esta época de crisis económica. A todos estos problemas hay que añadirles los problemas que esta sociedad tiene desde raíz, políticos, sociales y el problema de educar a un segundo hijo.
    Sé qué todo esto desespera, sé que es complicado y que aunque me haga una idea, aún no puedo comprender en su totalidad la magnitud de este cúmulo de problemas, pero me gustaría dar una opinión fundada en lo poco, o mucho según se mire, que he vivido.
 En la vida nos enfrentamos a pruebas cada día, y muchas sin prestarle demasiada atención las superamos casi con los ojos cerrados. Otras cuestan más, noches sin dormir, días enteros pensando, pero esto no importa si lo que estas pensando es una solución y no te estas enfocando sólo en el problema en cuestión.
    Desde mi punto de vista, esto es la clave para salir de esta rueda, y es lo que hemos de hacer, ya que si no nos centramos solo en subsistir llegaremos alto, porque como anteriormente hemos mencionado, la vida se trata de reinventarse. Y si lo establecido hasta este momento ahora no funciona hemos de cambiarlo, correr el riesgo, continuar, pues no podemos quedarnos en la estacada a la expectativa de algo que tal vez no va a ocurrir. Así qué sí te encuentras en esa situación, cámbiala. Somos unas personas que valemos mucho, tenemos talento para continuar subiendo, la cima aún no la hemos alcanzado. Sólo falta luchar un poco más y veremos que no estamos descendiendo en caída libre, sino que estamos cambiando la perspectiva para atacar de nuevo.
Busquemos oportunidades, porque incluso en estos tiempos, las hay para los más emprendedores. Hagámonos un lavado de cara, cambiemos la puerta de el local donde trabajamos y pintemos la fachada, cambiemos nuestro vestuario y sintámonos útiles para cualquier trabajo que se nos proponga, pues lo somos.
La partida no está perdida, y espero que me lo demuestres. 





"En ello estoy cariño. Te lo prometo, en la lucha sin cuartel. No se sí lo conseguiré pero por lo menos nadie podra decir nunca que no lo he intentado con todas mis fuerzas. 
Me encanta. Esa es la actitud del ganador no lo olvides nunca. Te quiero con todo mi corazón."  (mamá)