6.1.14

Freedom

Cuántos colores podía ver desde aquel balcón con vistas al paraíso. 
El azul del mar, el rosa del cielo que contrastaba directamente con las nubes grisáceas que lo encapotaban.
El oscuro de las rocas que estaban vertidas sobre aquella playa que tantos recuerdos guardaba.
Nunca se le dio bien diferenciar los colores, y es que no entendía si el color rosa con el que él daba pinceladas a su vida era realmente negro, pues a veces dejaba nubarrones que confundían esos sentimientos tan difíciles de alcanzar.
Recuerdo aquel día que fuimos a bucear y me enseñaste otro color, el coral, pero no me dijiste que si me acercaba tanto podría salir herida, supongo que querías que aprendiera por mi misma a no ser tan confiada, tan ingenua.
Pero es difícil luchar contra lo que se es, y una vez más me demostraste que el rojo era uno de tus favoritos, y que te perdías si aquella rubia te preguntaba la hora, una excusa más para traicionarme.
Cuadros que yo no veía, pues me gustaba más el blanco de fondo de tu cama y el calor que producíamos, juntos, mientras las sábanas quedaban revueltas cuando nos amábamos, o eso creía yo.
Ahí alcancé la cima del Everest contigo, pero ya se sabe que luego de eso viene una caída libre, de las que pocos pueden salvarse. 
Y acostumbrada a estar en un lugar similar a la luna, una caída libre era una sensación tan diferente que tuve que luchar contra viento y marea, contra todos los colores que me rodeaban, para por fin sentirme libre.
Y ahí se encontraba ella, contemplando aquella balsa de aceite que parecía el mar.
Decidió coger la tabla de surf, no para luchar contra las olas, esta vez solo quería perderse en la inmensidad de la libertad.


16 comentarios:

  1. Un hermoso texto, alcanzar la libertad y ver el mundo teñido de diferentes colores es muy complicado, porque siempre tendemos ser prisionera de algo o alguien y ver solo un color.
    Un saludo y un abrazo n.n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inori-Sam, exactamente eso era lo que quería transmitir.
      Hay veces que una persona te eclipsa todo lo demás, pero en el momento en el que consigues desprenderte de ese solo color puedes ver todos los demás, eres libre :)

      Eliminar
  2. Hermoso, muy lindo relato y preciosos sentimientos

    Feliz día de reyes

    ResponderEliminar
  3. Algunas verdades duelen, pero también liberan. Cuando las descubrimos ya no queda nada que defender ni nada que perder (puede ser que hace tiempo que se perdió todo, o puede ser que se empiece de nuevo).
    Algunas verdades duelen, pero cuando aprendemos a nadar sobre ellas y superamos el trauma de la primera (segunda, tercera,… según la insistencia de cada persona) zambullida los colores vuelven a su inmensa gama.
    Feliz Semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu reflexión True!
      Tienes mucha razón. Algunas verdades duelen, pero peor es vivir en la ignoracia creyendo que se es feliz.
      Cuando ya no hay nada que perder y todo empieza de nuevo te das cuenta de cuantas cosas te has perdido mirando un solo color!

      Un besito!!

      Eliminar
  4. Cuanto más luchamos por sobrevivir, más orgullosos estamos después de conseguirlo. Porque cuando se está en ello uno no se da cuenta pero se avanza y cada vez duele menos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando al fin alcanzamos esa victoria nos damos cuenta cuanto hemos avanzado y todo lo que hemos dejado atrás.
      Hay que tener valor, pero luego recompensa :)
      Un besazo Lau

      Eliminar
  5. HOlaaa guapiii! Felizz añoo nuevooo (: ! ES precioso esto que escribiste y me hiciste reflexionar sobre varios puntos de mi vida.Aprendemos a ser fuertes a base de caídas y cuando nos hacen daño jamas volvemos a ser los mismos. un besitoooo ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!
      Muchas gracias, me alegro que te guste.
      El daño y el dolor nos hacen madurar y aprender que en la vida no es todo color rosa.
      Un besitoo

      Eliminar
  6. "Decidió coger la tabla de surf, no para luchar contra las olas, esta vez solo quería perderse en la inmensidad de la libertad" eres genial Martina aunque bajo mi opinión aunque todos la reclamemos a veces parece que nos da miedo la libertad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa también es mi parte favorita del texto!
      La libertad es complicada porque es algo que desconocemos, por eso nos da miedo, pero una vez la alcanzas... Puedes disfrutarla.
      Feliz día !

      Eliminar
  7. me ha gustado mucho esta entrada, realmente me relajé al leerte y con la musica de fondo de tu blog :3
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te hayas relajado :)
      Un besito !

      Eliminar
  8. Muy buena entrada, es difícil mantenerse "en la montaña del everest", pero bueno, la experiencia hace que esa caida sea más leve

    ResponderEliminar